lunes, 14 de enero de 2013

¿Un conflicto sin fin en Israel? (II parte)



Por Jorge Burgos garcía

26-09-08


DESARROLLO DEL CONFLICTO DURANTE LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XX: DE LA GUERRA DE INDEPENDENCIA DE ISRAEL A LA SEGUNDA INTIFADA

Desde la proclamación del Estado de Israel, al cual correspondía originalmente el 56% del territorio, la guerra no ha cesado, mucho menos la ampliación del dominio territorial israelí (hoy tiene cerca del 80% de las tierras), que erosiona aún más las precarias condiciones en la que viven la mayor parte de los cerca de 3 millones de palestinos que habitan dentro del Estado de Israel. Ni hablar de la crítica situación en la que quedaron los 700.000 palestinos que debieron refugiarse al momento de la creación de la patria judía, en Estados vecinos. La guerra del 48, de la que resultaron vencedores los israelíes, a pesar de que Palestina contó con el apoyo de Irak, Líbano, Siria, Jordania y Egipto, le posibilitó a la recién fundada nación judía ampliar en 25% su territorio.

Más adelante, en la famosa guerra de los 6 días de 1967, triplicó su territorio, tras vencer a egipcios, sirios y jordanos apoderándose de Gaza, Cisjordania, el sinaí y los altos del golán. De paso, propició una nueva ola de refugiados palestinos, calculada en unos 300.000 que debieron abandonar sus hogares. Por si fuera poco, Israel se negó a cumplir la resolución 242 del consejo de seguridad de la ONU que le instaba a devolver inmediatamente los territorios conquistados.

En los años subsiguientes, la respuesta árabe a la actitud desafiante de Israel, fue por una parte, el desarrollo de actividades terroristas, obra de grupos radicales palestinos (entre los cuales sobresale el secuestro y asesinatos de atletas israelíes durante las olimpiadas de Munich 72) relacionados con la recién creada OLP en 1964 (8). Y por otra parte, el desarrollo de un nuevo ataque por parte de Egipto y Siria en 1973, en lo que se conoce como la guerra del Yom kipur, en la que una vez más, la superioridad militar israelí quedó en evidencia. La novedad fue que esta oportunidad, el mundo árabe unido a la causa -y bloque mayoritario en la OPEP- decidió emplear el “petróleo como arma”, lo que condujo a una guerra económica, consistente en embargar el petróleo de los países que ayudaron a Israel, al tiempo que reducieron la oferta, con el objeto de lograr un aumento notorio de los precios. Su efecto fue una desestabilización de la economía internacional, que obligó a los EEUU y la URSS a alcanzar un acuerdo a través de la ONU que puso fin al conflicto.

El siguiente episodio relevante, fue la firma del tratado de paz entre Israel y Egipto en 1978, conocido como los acuerdos de Camp David, el cual le permitió a estos últimos recuperar la soberanía del sinaí, a costa de enardecer al resto de pueblos árabes, empezando por los palestinos, a tal punto que Arafat llegó a declarar que Anwar el sadat, el gobernante egipcio que firmó el acuerdo, era un traidor que merecía morir. Unos años más tarde, su deseo se hizo realidad, cuando en 1981 un extremista egipcio lo asesinó. Independiente de las secuelas, el acuerdo constituyó un hito, fue la primera vez que un país árabe firmaba la paz con Israel.
Al cabo de un tiempo, en 1982, las cosas vuelven a complicarse cuando  Israel invade el Líbano con el pretexto de “controlar” los grupos terroristas protegidos por la OLP (que estableció en este país su sede) luego de que se gestó un atentado en la embajada israelí de Londres. Las tropas israelíes llegaron hasta las cercanías de Beirut. Gracias a la intervención de EE.UU. y URSS se garantizó que los miembros de la OLP pudieran evacuar el país. El retiro gradual de las tropas israelíes que permanecieron en el sur, lo decidió unilateralmente Israel; el retiro total se consumó en el año 2000.

En 1987, el conflicto entre palestino e israelíes vuelve agravarse una vez más, cuando en 1987, comienza la denominada primera Intifada9, expresión de las onerosas condiciones en las que habitan la mayor parte de los palestinos, y que entre otras cosas, propició la creación de un nuevo grupo radical palestino, el HAMAS.

“Hamas, (grupo de resistencia islámica) el principal movimiento islámico en los territorios palestinos, fue creado en los primeros días de la Intifada de 1987. La organización se opone a los acuerdos de paz de Oslo y su objetivo en el corto plazo es el retiro israelí de los territorios ocupados. Hamas no reconoce el derecho de Israel a existir. Su objetivo a largo plazo es el establecimiento de un Estado islámico en la tierra originalmente conocida como Palestina, la mayoría de la cual está dentro de las fronteras de Israel desde su creación en 1948. La organización está formada por un ala política y otra militar. En febrero y marzo de 1996 mató a casi 60 personas en una serie de ataques en autobuses. También fue responsabilizada o se atribuyó diversos atentados suicidas en Jerusalén. En 2006 obtuvo una arrolladora victoria electoral, que le permite compartir la dirección del gobierno palestino.10

En 1988, ocurre un hecho, que abre paso a una nueva y esperanzadora etapa, el líder de la OLP, Yasser Arafat, a nombre del consejo nacional palestino, decide reconocer la existencia del Estado de Israel, a la vez que anuncia al mundo la existencia de un gobierno palestino autónomo; En respuesta, representantes de la contraparte, reconocen igualmente la existencia de la OLP (esto sólo se formaliza a través de una carta que en 1993 envía Arafat al primer ministro de Israel Isaac Rabin, en la que ratifican su mutuo reconocimiento). Con ello, se abre paso un proceso de paz, que se cristaliza ese mismo año, 1993, luego de una serie de reuniones secretas en Noruega entre Isaac Rabín y Yasser Arafat. Al resultado de estas negociaciones se le conoce como acuerdos de Oslo, en el que los avances más significativos fueron el compromiso asumido por Israel de retirar de manera gradual sus tropas de Gaza y Cisjordania, y la creación del autogobierno palestino –la AUTORIDAD NACIONAL PALESTINA (ANP)- en los citados territorios, que empezó a ejercer funciones desde 1994. Sin embargo, tanto el asesinato en noviembre de 1995 de Rabín, por parte de un extremista judío, como la materialización de algunos atentados terroristas de magnitud, entre 1994 y 1995 por parte de radicales palestinos en ciudades israelíes enlodaron y estancaron el incipiente proceso de paz.

Finalmente, con el ascenso al poder en 1999 de Ehud Barak, se establecieron nuevos acercamientos con la ANP mediados por el presidente de EE.UU. Bill Clinton durante el mes de julio de 2000, pero no llegaron a feliz término, sobre todo después de que Barak declarara que Arafat era “un detractor de la paz”, además reiteró la invariable postura judía de que “Jerusalén es su capital eterna e indivisible”. Por tanto, no estaban dispuestos siquiera a discutir una posible soberanía palestina sobre Jerusalén oriental.

Lo que siguió a este intento fallido fue una “provocadora” visita de una de las principales figuras del partido conservador judío Likud, Ariel Sharon a la explanada de las mezquitas –monte del templo- en Jerusalén, el 28 de septiembre de 2000. Fue el inicio de la segunda intifada, que a diferencia de la primera se caracterizó por la generalización del uso de bombas suicidas. Los blancos de estos ataques, fueron lugares frecuentados por los civiles israelíes como centros comerciales y redes de transporte publico. La reacción israelí también fue novedosa: pusieron en práctica los asesinatos extrajudiciales contra dirigentes palestinos vinculados a actividades terroristas, o en su defecto, familiares de los mismos e incluso civiles calificados de cómplices.

8.

La organización para la liberación de Palestina (OLP) es una coalición de movimientos políticos, sociales e insurgentes que declaró desde su fundación que su objetivo fundamental era la destrucción del Estado de Israel mediante la lucha armada, así como el retorno de los refugiados palestinos y la autodeterminación de los árabes palestinos. Postura inicial que sólo flexibilizaron a fines de los ochenta, cuando su líder histórico, Yasser Arafat decidió reconocer la existencia del Estado de Israel.

9.
El término significa literalmente levantamiento popular. La primera de ellas, comenzó el 8 de diciembre de 1987, cuando un camión del ejército israelí embistió a 4 obreros palestinos causándole la muerte, situación que caldeó los ánimos de la población de Gaza y Cisjordania. La intifada como tal, estuvo caracterizada, por la desobediencia civil palestina, y su oposición a la presencia de tropas israelíes en sus territorios; disminuyó su grado de violencia en 1991, pero en verdad, sólo culminó con la firma de los acuerdos de Oslo en 1993. Se calcula que murieron cerca de 1200 palestinos y 2000 israelíes.

10.
Tomado de news.bbc.co.uk/hi/spanish/news/newsid

No hay comentarios:

Publicar un comentario