martes, 29 de marzo de 2022

Lecciones de Democracia para Colombia (II parte)

 Por Jorge Burgos García*

27-03-22

*Docente de Geopolítica, Relaciones Internacionales e Historia

 Todo el peregrinaje que hemos realizado en el artículo anterior por distintos escenarios de América Latina dibuja meridianamente como las Democracias se fragilizan cuando el debate político deviene en una polarización radical en la que se anteponen los intereses partidistas y/o personales. No hay ánimo de conciliarse y formar coaliciones –que sean una genuina expresión de que se deponen las diferencias- en función de hacer que el aparato estatal genere de manera sostenida en el tiempo oportunidades para los segmentos más pobres.

Lo único que pareciera importar es llegar a como dé lugar a la presidencia a efecto de seguir acentuando las diferencias políticas y promulgar una serie de políticas y leyes que beneficien prioritariamente a los grupos económicos y políticos, que merced a su respaldo, posibilitaron el triunfo electoral en las urnas. El costo económico y social de esta insana forma de gobernar no es posible cuantificar con exactitud, pero sabemos que dificulta sobremanera el desarrollo general de una nación. Como advierten Daron Acemoglu y James Robinson en su best seller Por qué fracasan los países (un libro de obligatoria lectura si se quiere comprender las raíces de las inmensas diferencias que siguen existiendo entre los Estados):

 Es el proceso político lo que determina bajo qué instituciones económicas se vivirá y son las instituciones políticas las que determinan cómo funciona este proceso…determina si los políticos son agentes (aunque sean imperfectos) de los ciudadanos, o si son capaces de abusar del poder que se les confía o que han usurpado, para amasar sus propias fortunas y seguir sus objetivos personales en detrimento de los ciudadanos…

Es evidente que en América Latina han predominado, políticos del segundo tipo, que además de engrosar sus finanzas, hacen inflar la de la gente de bien -tal vez diríamos oligarcas, si estuviéramos hablando de Rusia- que auspicia sus campañas políticas.

Dentro de este contexto regional, lo acaecido en Colombia en las últimas décadas ha seguido con sus propios matices, el patrón descrito en el seno de las Democracias latinoamericanas.  Ahora bien, es necesario resaltar inicialmente dos novedades de 1er orden que se presentaron en la transición del siglo XX al XXI que coinciden con la vituperada administración del conservador Andrés Pastrana (1998-2002)

A.      Ningún candidato que represente de manera oficial a los partidos tradicionales -liberal y conservador- ha ganado desde entonces.

B.      El conflicto armado interno se intensificó notoriamente, mientras paradójicamente, el gobierno de Pastrana adelantaba un dilatado y estéril proceso de paz con la guerrilla más grande y poderosa del país, las FARC, al tiempo que las denominadas AUC, en cabeza de los hermanos Castaño, se diseminaban y cubrían de terror múltiples zonas de la geografía nacional.

El sonoro fracaso del proceso de paz con las FARC, al que Pastrana puso fin tras más de 3 años de fallidas negociaciones en febrero de 2002 (esto es, en la recta final de la campaña presidencial) allanó el camino de la victoria del candidato presidencial que apenas un año antes, a la luz de las encuestas, tenía mínimas probabilidades de victoria: el disidente del partido liberal Álvaro Uribe.  

A partir de su elección de 2002, la historia del país ha estado signada por sus decisiones, similar al caso de Lula Da Silva en Brasil. Casi que coincidieron sus dos periodos presidenciales consecutivos. Tanto Uribe, como Lula, se convirtieron –aunque en orillas ideológicas contrarias- en una especie renovada de Gamonales nacionales. Álvaro Uribe gozó de una alta popularidad sustentado en importantes logros: el mejoramiento notorio de la seguridad en el país, un periodo de crecimiento económico del PIB que se extendió por varios años y la disminución moderada de la tasa de desempleo. No obstante, tras una reelección en 2006 salpicada por el escándalo de la Yidispolítica y ante la decisión de la corte constitucional de cerrarle el paso a la posibilidad de un 3er mandato consecutivo, decidió respaldar a su exministro de defensa, Juan Manuel Santos en su aspiración de sustituirle (otro disidente liberal). Igual que sucedió con el de Lula en Brasil, el candidato de Uribe, se alzó con la victoria en las elecciones presidenciales de 2010.

Al poco tiempo de estar ejerciendo el poder Juan Manuel Santos, la luna de miel con su mentor llegó pronto a su fin. El restablecimiento de relaciones diplomáticas con la Venezuela de Hugo Chávez, entre otras cosas, hicieron que el ahora influyente expresidente Álvaro Uribe se distanciara totalmente del presidente en ejercicio. Caso muy semejante, en este punto, al de Rafael Correa y Lenin Moreno en Ecuador. Al igual que Correa, Uribe no se quedó de brazos cruzados ante la “traición” de Santos y optó por crear un nuevo partido político en 2012, para hacer oposición con todas sus fuerzas al ahora primer mandatario. Así nació el Centro Democrático.

En las elecciones de 2014, Santos, gracias a la ventana de la reelección que abrió Uribe, consiguió hacerse reelegir venciendo al candidato del recién creado Centro democrático, el exministro de Economía Óscar Iván Zuluaga. El pilar de la victoria de Santos, fue la promesa de llevar a feliz término las extensas negociaciones de paz que desde 2012 adelantaba con los máximos cabecillas de las FARC. Desde la oposición, Uribe y sus partidarios ya se mostraban sumamente escépticos sobre este proceso.

En septiembre de 2016, Santos anuncia con alborozo al mundo que Colombia había firmado la paz y entraba en la etapa de posconflicto. Esto le valió múltiples reconocimientos internacionales, entre ellos, la adjudicación del premio nobel de paz. Entretanto en Colombia, las críticas del Uribismo arreciaron en contra del acuerdo de paz firmado, dado que se interpretó como una “entrega del país a las FARC”.

Es de recordar que este histórico acuerdo, quedó envuelto en la polémica, tras la celebración de un referendo convocado por el presidente en octubre de 2016 para refrendar lo firmado, en el que por estrecho margen, el No al acuerdo –promovido por el Centro Democrático-  se impuso. Este tropiezo impensado, llevó al gobierno Santos, fundado en las mayorías que tenía en el congreso, a incluir algunos cambios en el acuerdo de paz sugeridos por la oposición encabezada por Uribe y renglón seguido, consiguió que fuera aprobado a las volandas en el seno del órgano legislativo en la última semana de noviembre de 2016, justificándose en que los parlamentarios son representantes dierectos de la voluntad popular.

En las elecciones de 2018, como era de presumir, el Centro Democrático sustentó en parte su campaña criticando virulentamente el acuerdo de paz firmado con las FARC. Colombia, como se ha demostrado a lo largo de estos artículos, no escapó a la creciente polarización que ha marcado a América Latina y sus votantes acudieron a las urnas para elegir entre 2 candidatos que representaban como, en las más recientes elecciones de Chile, los márgenes del espectro político: el candidato de Derecha Iván Duque y el de izquierda Gustavo Petro. Colombia, un país en el que la Derecha ha tenido históricamente bastante peso, eligió al candidato del Uribismo: el joven y poco experimentado en la arena política, Iván Duque, cuyo cargo público más notorio había sido el de senador de la república en el periodo 2014-218.

Lo que debe ser contemplado con nitidez, luego de esta breve crónica de la evolución política que ha presentado Colombia a partir de 2002, es que la figura de Álvaro Uribe -como la de Lula en Brasil, Correa en Ecuador o Cristina Fernández en Argentina-  ha marcado el debate nacional y ha arrastrado a la mayoría de votantes a elegir entre 2 corrientes políticas que manifiestan en cada discurso posturas irreconciliables. En muchas discusiones acaloradas en la calle o en una cafetería están centradas en ser Uribista o anti-Uribista, o en términos equivalentes, ser Petrista o anti-Petrista.

Las laceraciones que genera este escenario a las Democracias saltan a la vista. Un ejemplo bastará para ilustrarlo. Han transcurrido 6 años de la firma del acuerdo de paz con las FARC. Pueden hacerse los cuestionamientos que se quieran a lo pactado en cada uno de los 6 puntos que componen el acuerdo. Empero, lo firmado era la mejor oportunidad creada para llevar las instituciones del Estado a nuestras comunidades rurales históricamente abandonadas. Obviamente, esto no era rentable en términos políticos para la oposición agazapada en el Centro Democrático y otros partidos de Derecha entre quienes se cobijan los grandes terratenientes del país que de ningún modo quieren que una reforma rural pactada en este acuerdo de paz afecte sus predios.

Hacer críticas constructivas y sumarse al esfuerzo de paz no era su propósito, sino hacerlo ver como una entrega del país a las FARC, una capitulación del Estado frente a una organización terrorista, a sabiendas que toda negociación de paz conlleva a conceder dolorosas –y costosas- concesiones al grupo armado que se desea desmovilizar. Lo cierto es que a día de hoy los avances en la implementación del acuerdo de paz en el transcurso del gobierno de Iván Duque han sido lentos e insuficientes (puede constatarse en este informe de la Universidad de los Andes de enero de 2022 titulado Evaluación de la implementación del Acuerdo de Paz: https://uniandes.edu.co/es/noticias/dificultades-y-propuestas-sobre-la-implementacion-del-acuerdo-de-paz-firmado-entre-el-gobierno-colombiano-y-las-farcep).

El célebre historiador británico Eric Hobsbawm en su clásico Historia del siglo XX aseveró que los Historiadores sirven para recordar lo que otros quieren olvidar. Agregaría que sirve no solo para quienes quieren olvidar la Historia, sino para quienes no la conocen en absoluto o solo tienen nociones. Colombia, como ya ha sucedido en los países citados, afronta una coyuntura electoral en la que, dados los bajos índices de aprobación que desde los primeros meses de mandato ha presentado el gobierno de derecha de Iván Duque, apunta a elegir entre un candidato de Izquierda, que genera toda suerte de incertidumbre y desconfianza –especialmente entre las clases media alta y privilegiadas- en cuanto al tipo de programa económico que pudiera implantar y un candidato de Derecha que encarna el continuismo del Uribismo en el poder.

En este sentido, alineada con el patrón electoral predominante en América Latina, en Colombia las opciones políticas de Centro se mantienen opacadas y con pocas posibilidades. Por una parte, por sus propias contradicciones y disputas personales la denominada Alianza de centro Esperanza se restó mucha credibilidad, lo cual, se vio constatado en la baja votación obtenida por el candidato ganador de su consulta interna, Sergio Fajardo. Por otra parte, no es menos cierto que influye la creencia de millares y millares de ciudadanos de que votar por el candidato que marcha tercero en las encuestas es un voto perdido. De esta forma, se afianza la lucha entre los dos titanes que encabecen los sondeos preelectorales.

A manera de colofón, es imperioso advertir que toda nación polarizada en materia política paga un alto precio. El deterioro que produce en la Democracia es apreciable puesto que no importa demasiado quién gane porque lo que suele ocurrir tras las elecciones, es que el bando ganador excluirá de cualquier acceso a cargos relevantes a quienes sean parte de la corriente política antagonista. Y estos, en retaliación, prepararán a lo largo del mandato de aquel, una artillería de críticas y un bloque de oposición en el congreso cuyo fin primario es generar un impacto favorable a su causa en la opinión pública y de este modo, preparan el camino para ganar las siguientes elecciones.

El Estado, desdichadamente, se sigue viendo como un botín a repartir: cargos burocráticos de 1er, 2º orden –y todos los demás órdenes menores- para sus partidarios y leyes favorables a los intereses de los grupos económicos que le hayan respaldado. En últimas, cuando una sociedad se polariza, retrata como los políticos –sin importar el ropaje ideológico que vistan- priorizan sus intereses particulares sobre los NACIONALES. Aseguran con su actuar –vuelvo a reiterarlo- que la estabilidad política necesaria para impulsar una senda de crecimiento económico y social a largo plazo seguirá postergándose.

La lección de Democracia que han proporcionado los otros países de la región en los últimos años que han atravesado un contexto político-electoral semejante al de Colombia, parece que tardará en ser aprendida.

lunes, 21 de marzo de 2022

Lecciones de Democracia para Colombia (I parte)

Por Jorge Burgos García*

20-03-22

*Docente de Geopolítica, Relaciones Internacionales e Historia

 Se avecinan nuevas elecciones presidenciales en Colombia, en la que parten como favoritos 2 candidatos: el ex-militante de la guerrilla M-19 Gustavo Petro y el ex-alcalde de Medellín Federico Gutiérrez. El primero arropado por lo que se denomina una coalición de centro-izquierda y el segundo por una de centro-Derecha. Un tercer favorito –con limitadas posibilidades tras los resultados de las consultas interpartidistas celebradas recientemente- para la contienda electoral, es el candidato de una variopinta coalición de Centro, Sergio Fajardo.

No se pretende efectuar un análisis de las propuestas de los candidatos más opcionados en Colombia, ni mucho menos sugerir por quien debieran apostar los ciudadanos. El propósito es ofrecer un panorama de lo que ha ocurrido en América Latina en las últimas dos décadas, pues se contemplan patrones comunes que, desdichadamente, vulneran nuestros sistemas democráticos y, por ende, aminoran las posibilidades de crecimiento económico y desarrollo sostenido.  Del conocimiento de ese panorama, podríamos extraer lecciones valiosas o incluso, entrever lo que podría suceder en los próximos periodos presidenciales en Colombia

En cierto modo, es ser un poco cándido como ciudadano, cuando las conversaciones y debates en la antesala de las elecciones presidenciales de cualquier país de América Latina –tanto en los círculos políticos, los medios de comunicación y aún más en la calle-  se circunscriben mayormente a definir si es más conveniente un gobierno de izquierda o derecha. Poco importa el color ideológico si quien se instale como primer mandatario seguirá disponiendo el andamiaje institucional del Estado al servicio casi exclusivo de los grandes gremios económicos nacionales y/o internacionales como quedó patentado tras el escándalo de Odebrecht.

Lo cierto es que, aunque nuestros países luzcan con realidades muy distintas a primera vista, en materia de Democracia hay patrones comunes inquietantes. En efecto, si tomamos como referente la esencia misma de este sistema político: un sistema laureado y vanagloriado por ser el que permite que el gobierno elegido, sea el que decide la mayoría de los ciudadanos. Esto sin la menor duda, es su gran fortaleza.  Pero, a su turno, es su gran debilidad habida cuenta que lo que predomina en nuestras sociedades es una mayoría desinformada.

Un segmento importante de ciudadanos, imposible de calcular con precisión en términos porcentuales –diría con moderación que al menos, un 30%- se colocan al servicio del mejor postor o se alinean forma intransigente (e irreversible) a una organización política determinada, que promoverán con celo hasta el final, sin sopesar, si sus propuestas son idóneas para afrontar las circunstancias particulares que esté transitando su país. Sin embargo, lo más común en términos numéricos, cuando se trata de elecciones presidenciales, es que se encarrilen ciegamente por lo que amigos, conocidos o destacados políticos del escenario local o nacional dictaminen como la mejor opción. Lo cuestionable aquí, es que su voto esté determinado no por sus conocimientos y análisis de propuestas si no por lo que “escucharon decir por ahí” de X candidato.

Concretamente, dos particularidades lesionan severamente al sistema democrático y se han presentado de manera recurrente en América Latina en lo que va del siglo XXI:

1.       La polarización. Y derivada de esta nociva tendencia, el que, decepcionados de la gestión del mandatario de la corriente política polar victoriosa (sea de izquierda o derecha), salten en la siguiente elección presidencial a escoger al candidato del otro polo político.

2.       La confianza absoluta que deposita ese significativo segmento de ciudadanos que, describí en un párrafo anterior, en un Político acreditado- en múltiples casos al mismo tiempo, desacreditado por otros sectores- para que pueda dictaminarnos quien debiera gobernarnos si él no puede hacerlo en primera persona.

Respecto al primer punto, los patrones de POLARIZACIÓN y cambios relativamente extremos en la escena política de los Estados de la región saltan a la vista. Observemos con atención los siguientes casos. En Brasil, del gobierno de izquierda de Dilma Rouseff (destituida en 2016 por el parlamento, su periodo lo concluyó el vicepresidente Michel Temer) se transitó a la otra orilla bruscamente, representada por el gobierno derechista de Jair Bolsonaro.  Chile, justo en estos días, acaba de dejar atrás el gobierno de Derecha que encarnó Sebastián Piñera, para apostar por la corriente política de izquierda que abandera el joven presidente Gabriel Boric.

En El Salvador, el gobierno de izquierda de Salvador Sanchez Cerén del partido Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (la guerrilla que se convirtió en partido político tras el fin de la guerra civil a principios de los 90) ha dado paso desde junio de 2019 al camaleón político Nayib Bukele (hasta hace unos años miembro del partido político del presidente que le precedió) quien gobierna actualmente, figura al frente de una coalición de derecha y ha ejercido el cargo con marcados tintes de autoritarismo. Argentina, decepcionada de la dudosa gestión económica y política de Cristina Fernández de Kirchner, en las elecciones de 2015 optó por elegir como presidente al derechista Mauricio Macri. México en 2018, el gobierno de derecha del tradicional PRI que encarnaba Enrique Peña Nieto, fue sustituido por uno de izquierda, en cabeza de Andrés López Obrador, quien gobernará hasta 2024

En Ecuador, hastiados de la influencia del expresidente –¿dictadorzuelo? - Rafael Correa y lo que denominan el Correísmo, optaron en 2021 por elegir un gobierno de derecha abanderado por el empresario Guillermo Lasso. En Honduras, el gobierno de derecha de Juan Orlando Hernández (quien ejerció el cargo entre 2014 y principios de 2022, tras haberse hecho reelegir en medio de una colosal controversia en 2018, pues, la constitución hondureña lo prohibía) ha cedido su lugar a Xiomara Castro que personifica al partido de izquierda Libertad y refundación. El saliente presidente Juan Orlando Hernández a las pocas semanas fue detenido y pesa sobre él una orden de extradición de EE. UU por presuntos vínculos con el Narcotráfico.

El caso de Perú es desconsolador; del gobierno de izquierda que lideró el exmilitar Ollanta Humala, hicieron tránsito en 2016 hacia un gobierno de derecha en cabeza del próspero empresario Pedro Pablo Kuczynski. La renuncia del presidente en marzo del 2018 (debido a la difusión de unos vídeos que dejaban entrever arreglos económicos entre miembros de su gobierno con parlamentarios. Más tarde, el presidente fue vinculado al escándalo Odebrecht) abrió un periodo de inestabilidad política que no ha cesado. En estos 4 años, el país tuvo tres presidentes temporales, hasta que el año pasado se celebraron elecciones y resultó vencedor el candidato de izquierda Pedro Castillo, cuyo gobierno tal vez no llegue ni a su primer año de mandato en julio, puesto que, es más que evidente que no estaba preparado para ejercer la primera magistratura de la Nación. Está en curso una moción de destitución en el congreso que apunta a obtener el número de votos suficientes para poner fin a su corta estadía en el palacio presidencial.

En lo que respecta al punto dos, la fe de millares y millares de votantes -no solo en América latina si no en cualquier país donde impere la Democracia- de respaldar a un candidato presidencial determinado por recomendación de quién ejerce el cargo o quién ya lo ha ejercido (aunque en teoría no debiera tener participación en política los mandatarios en ejercicio de poder, esto no suele cumplirse en la práctica) en principio no parece ser censurable. Se presume, que tienen la noble intención de darle continuidad a lo que estiman exitosas políticas en los distintos órdenes, asegurando, por el bien de la Nación, que su legado no sea dilapidado.  No obstante, en nuestra región esto no suele resultar del todo bien. Veamos algunos casos estelares.

Venezuela, a la que no hice mención en el punto anterior, para dedicarle enteramente este espacio, en virtud de que reúne las dos condiciones que tanto laceran a una Democracia.  En 1998, los venezolanos, saturados del continuismo e inoperancia de los partidos tradicionales, escogen al ex coronel Hugo Chávez, expresión máxima de la izquierda, como nuevo presidente de la República. Un giro radical en el escenario político venezolano, que marcó, además, un hito para toda América Latina, pues, el controvertido mandatario, admirador a ultranza del comunista cubano Fidel Castro, implantó lo que denominó Socialismo del siglo XXI, y catapultado por los altos precios de petróleo en buena parte de la primera década del siglo en curso, pretendió convertirse en un líder regional, impulsando iniciativas sin mucho futuro en el mediano y largo plazo como PETROCARIBE y el ALBA.

Su inesperada enfermedad y muerte prematura a comienzos de 2013, que coincide con una severa tendencia a la baja del precio de petróleo, no le impidió que, en sus últimos meses de vida, les enseñara a los venezolanos defensores de su “revolución” al personaje que debía ser su heredero: su exministro de relaciones exteriores Nicolás Maduro (quién ganó por estrecho –y dudosísimo- margen las elecciones celebradas en abril de 2013). Desde luego, no hace falta extenderse, para inferir, que el continuismo de la revolución chavista, en estos años –acompañado de la precaria modernización en el sector petrolero y del desestabilizador papel jugado por el Estado en la economía- produjo una honda crisis económica y como subproducto de esta, un asombroso flujo migratorio de venezolanos, como no teníamos antecedentes recientes en el continente, que marcharon en busca de un mejor futuro más allá de sus fronteras.

Por su parte, en Brasil, durante los dos mandatos consecutivos del izquierdista y exsindicalista Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010), se generó la ilusión que el crecimiento económico y desarrollo social sería la tendencia prevalente a largo plazo. Múltiples analistas expresaron con optimismo desbordado que Brasil se encarrillaba no solo como una economía emergente sólida, sino como una nueva potencia del escenario global.  Estos buenos tiempos, permitieron que Lula encomendara al pueblo brasileño que su legado estaría en buenas manos si eligiesen a Dilma Roussef. En efecto, así sucedió. Ella, incluso, fue reelegida en 2014, pero, su segundo mandato terminó en tragedia: destituida, tras un juicio político, por presunta violación de la ley presupuestaria e implicaciones posteriores en el escándalo que sacudió a PETROBRAS. No obstante, la baja popularidad y las dificultades económicas y políticas que ha atravesado el gobernante derechista de Brasil en la actualidad, Jair Bolsonaro, abren el camino –según las encuestas- para que el viejo e influyente expresidente Lula da Silva recomiende quien debe sustituir a Bolsonaro a principios del próximo año: ¡el en persona!

En Argentina, Néstor Kirchner, presidente entre 2003 y 2007, logró reflotar la economía nacional, tras la debacle vivida en 2001 y con ello, pudo asegurar que su esposa Cristina Fernández le reemplazara en el palacio presidencial entre 2008-2015 (como Dilma en Brasil, logró ser reelegida en 2011) dándole continuidad a lo que los medios de comunicación denominaron Kirchnerismo, movimiento catalogado de centro-izquierda. Sin embargo, durante el segundo mandato de la señora de Kirchner, la inflación empezó a elevarse por encima del 10% en una tendencia persistente y creciente que se extiende al presente. Los cuestionables resultados económicos y algunas medidas de talante autoritario, conllevaron a que los argentinos abandonaran su fe en el Kirchnerismo y optaran por caminar por el sendero político opuesto -como ya comentamos en el apartado anterior- con la elección de Mauricio Macri. La economía siguió postrada, y como podrán imaginar, de cara a las elecciones de 2019, la expresidenta Cristina Fernández –pese a los señalamientos judiciales en su contra- se reinventó fundando una coalición de izquierda a la que denominó Frente de todos y consiguió que una mayoría suficiente de argentinos creyeran en su recomendado: el candidato presidencial Alberto Fernández (jefe de gabinete durante el mandato de Néstor Kirchner) y ella misma, como su fórmula vicepresidencial. La situación económica sigue sin mejorar significativamente y se conoce que en la actualidad la relación entre presidente y vicepresidenta está rota. No es difícil vaticinar lo que probablemente ocurra en la próxima contienda presidencial.

Por otro lado, contemplemos el panorama más al norte, en Ecuador. Luego de un periodo prolongado de inestabilidad política (1996-2007) Rafael Correa, con manifiestas tendencias despóticas, gobernó ininterrumpidamente, tras ser reelegido, por 11 años (llegó al poder en 2007 y fue reelegido en 2009 y 2013) encarnando un gobierno de izquierda y lo que el designó como Revolución ciudadana. Su gestión económica le granjeó el apoyo de una parte significativa de la ciudadanía, lo que allanó el camino para su larga permanencia –inusual en la democracia ecuatoriana- al frente del país. En la subsiguiente elección, se encargó de avalar la candidatura de su vicepresidente entre 2007-2013 Lenin Moreno. Desde luego, el hombre de Correa se impuso en las presidenciales. Lo que causó sorpresa, es que al poco tiempo Lenin Moreno y Correa pasaron a ser enemigos políticos. El presidente Moreno, denunció corrupción y despilfarro de recursos estatales durante la gestión de su predecesor. En respuesta, en las últimas elecciones, celebradas el año pasado, Rafael Correa, que está radicado en Bélgica (y sobre quién pesa una sentencia condenatoria de la justicia ecuatoriana desde 2020) sugirió al pueblo ecuatoriano votar por Andrés Arauz, quien resultó vencido en la segunda vuelta presidencial. El desprestigio del despótico expresidente en su país –a la luz de este resultado electoral-   es palmario.

Nos resta presentar el caso de Colombia, sus resultados en las elecciones presidenciales de los últimos 20 años guardan semejanzas con los casos aquí citados, en particular con los de Brasil, Ecuador y Chile. De eso, hablaremos en una segunda parte…

 

 

 



lunes, 14 de marzo de 2022

Putin y una guerra perdida

 Por Jorge Burgos García*

13-03-22

*Docente de Geopolítica, Relaciones Internacionales e Historia

Tras 18 días de intervención en el país vecino, la aventura de las FF.MM de Rusia en Ucrania está destinada al fracaso. Poco importa el resultado militar final.  Frente a esta aseveración, hay consenso entre la inmensa mayoría de –sensatos- analistas internacionales. Los grandes perdedores serán los soldados de ambos bandos que ofrendan la vida y sus familias que sufrirán la pena de una confrontación militar, a todas luces, anacrónica. Y porsupuesto, la población civil obligada a abandonar sus cosas a fin de salvaguardar sus vidas. Ya se calculan que son más de 2 millones de ucranianos que han cruzado las fronteras.

¿Por qué Putin está destinado a perder esta guerra?

1. La batería de sanciones económicas que le han establecido los países occidentales suponen una carga enorme para cualquier país. El descalabro ya es palpable. En el mediano y largo plazo sus efectos debilitarán su estructura económica y social cuando menos. Los efectos en la esfera política no son predecibles como aquellos. Desde luego, estas medidas tienen un costo alto para el resto del mundo: los precios de los alimentos y la energía seguirán su tendencia al alza.

2. El desprestigio del Estado y la nación rusa será perdurable en el tiempo. La exclusión de la selección rusa de fútbol de las eliminatorias mundialistas es sólo una muestra de ello. Posiblemente las actitudes y manifestaciones anti-rusas se harán comunes en Occidente.

3. Los objetivos con los que Putin dio comienzo a esta "operación militar especial" no serían logrados del todo:

A. La independencia de Donetz y Lugansk no la reconocerá nadie, salvo, Rusia y algún puñado de tiranías aliadas.

B. La no inclusión de Ucrania en la OTAN y Unión Europea no parece ser una decisión que Moscú pueda manipular a conveniencia.

C Lo único que podría, si acaso, sostener al final como trofeo de guerra, es lo que consiguió desde 2014: ejercer soberanía de facto en Crimea, mas, no su reconocimiento internacional.

Pese a esto, Putin –fiel al manual de todo autócrata- se mantiene desafiante e implacable en el desarrollo de su “operación militar especial”. En Occidente, hay expertos que afirman que los planes de Rusia se han visto frustrados por la férrea resistencia ucraniana. Sin embargo, apenas estamos por cumplir 3 semanas del inicio de la invasión rusa. Es muy poco tiempo para valorar con certeza si el ejército ruso está realmente estancado en Ucrania. Habría que recordar que la relampagueante invasión alemana de Polonia requirió poco más de un mes para doblegar a las FF.MM polacas en el comienzo de la 2ª guerra mundial

Es muy pronto para saber qué rumbo tomará esta delirante guerra. Putin pareciera apostar todo a tomar Kiev, obligar al gobierno de Zelensky a legitimar sus 3 anhelos o, en su defecto, derrocarle e instalar un gobierno títere. Con esta maniobra, cumpliría los objetivos trazados y mostraría que se equivocaron quienes vaticinan su derrota.

Las guerras suelen ser impredecibles y más, si están en manos de un tirano de antología como Putin. Todo está por verse. De momento la OTAN reitera que no enviará tropas, puesto que marcaría el inicio de la 3ª guerra mundial como reconoció hace pocos días sin tapujos Joe Biden. Putin juega con ese factor, que considera su ventaja. Esperemos, por el bien de todos, que no resulte siendo un error de cálculo.

 

 

¿Por qué las fuerzas de seguridad de la ONU no intervienen en Ucrania?

 Las llamadas fuerzas de seguridad de la ONU (técnicamente la ONu no tiene ejército) sólo participan de una guerra en el caso que el consejo de seguridad lo apruebe. Para que esta aprobación sea efectiva, debe contar con el respaldo absoluto de los 5 miembros permanentes del consejo de seguridad (que lo integran un total de 15 países) y uno de esos es Rusia.

domingo, 27 de febrero de 2022

¿Cuál es la causa-raíz de la guerra en Ucrania?

 En este vídeo, les explicaremos cuál es la raíz de este conflicto, que está íntimamente relacionada con la imposibilidad de Occidente -en cabeza de EE.UU y la UE- para llegar acuerdos políticos con la Rusia de Putin

viernes, 25 de febrero de 2022

¿Por qué la OTAN no interviene en Ucrania pese al ataque de Rusia?

 En este breve vídeo de menos de 2 minutos de duración ofrezco respuesta a este interrogante que se hacen millares de ciudadanos alrededor del mundo que observan atónitos la incursión miliitar de Rusia en teritorio de su vecina Ucrania

viernes, 24 de diciembre de 2021

COREA del NORTE es más norcoreana que nunca - ¿Por qué CHINA no la puede dejar colapsar?

 Este breve vídeo del canal de Youtube Economía y Desarrollo ofrece inicialmente una síntesis de la historia de Corea del Norte, cuyo origen se remonta a las postrimerías de la segunda guerra mundial y su evolución histórica quedó signada por la dictadura de la familia Kim y la guerra fría. 

El régimen hermético y represivo de Corea del Norte ha logrado pervivir en parte a su relación comercial con China, del que depende la mayor parte de sus exportaciones e importanciones. Las otras fuentes de ingreso, son los recursos provenientes de las remesas y prácticas relacionadas con la ciberdelincuencia.

En cuanto a la pregunta planteada en el título, su autor apunta a que para el gigante asiático es mejor contar con un socio relativamente confiable que lidiar con una Corea unificada y dominada por la dirigencia del sur que hipotéticamente abriría mayor espacio a la influencia norteamericana entre otras razones.

martes, 16 de noviembre de 2021

¿Por qué Qatar y las Petromonarquías invierten tanto dinero en el fútbol?

 En este vídeo, el grupo de analistas de Visualpolitik enumeran los factores primordiales  que permiten comprender por qué el pequeño Emirato de Qatar se interesó y consiguió que la FIFA le adjudicara a fines de 2010 el derecho a celebrar el mundial de fútbol de 2022.

La premisa del gobierno qatarí gravita alrededor de que un mundial de fútbol es la mejor plataforma para proyectar la imagen internacional de Qatar y de este modo, catapultarse como un destino turístico de primer orden.

Desde luego, este informe incluye las sospechas que se tejen sobre la falta de transparencia que permitió cristalizar la escogencia de este minúsculo país del medio oriente como sede de un mundial de fútbol, toda vez que no tiene una sólida tradición futbolística ni sus altas temperaturas en verano jugaban en su favor. Adicional a esto, el registro de las serias limitaciones en materia de DD. HH prevalecientes en el país no hacen más que nutrir el acervo de críticas que se han suscitado.

La inversión en infraestructura, como es de presumir,  ha sido multimilllonaria. La pregunta obligada es: Habrá valido la pena?...Solo el tiempo lo dirá

lunes, 15 de noviembre de 2021

¿Por qué Israel no debería ampliar su territorio?

 En este vídeo del equipo de Visualpolitik enfocado en Israel, nos ilustran en líneas generales sobre su impresionante crecimiento económico, estabilidad política, poderío militar y establecimiento en años recientes de relaciones diplomáticas armónicas con varios de los países de la región como Emiratos Árabes y Bahréin. 

Tras esto, el informe se centra en explicar las razones por las que el Estado israelí no ha posibilitado las condiciones para avanzar en una solución definitiva del problema palestino. De igual modo, reconocen como  la falta de unidad entre los palestinos  también coadyuva a que la paz con Israel no se visualice en el horizonte.

sábado, 30 de octubre de 2021

¿Utiliza CHINA la DEUDA para CONTROLAR ÁFRICA?

 Este vídeo creado por el equipo de Visualpolitik  analiza las implicaciónes de la creciente deuda externa que han acumulado múltiples países africanos con China en lo que va del siglo XXI. La pregunta primordial que intentan responder es: ¿Ha caído África en la trampa de la deuda?

Petróleo, Algodón,Manganeso y Coltán son ejemplos de la enorme cantidad de materias primas que China está importando de países africanos. Adicionalmente, el gigante asiático se asegura el apoyo de muchos Estados de este continente en distintos estamentos de la ONU. A cambio, están recibiendo inversión de capitales chinos en distintos proyectos de infraestructura y de materias primas críticas para mantener en marcha la economía del dragón asiático

}

jueves, 10 de septiembre de 2020

Refugiados: Viaje a través del infierno

 La siguiente es la cruda descripción que hace el canal DW sobre el contenido de este documental:

Muchos migrantes intentan llegar a Europa desde Níger a través de Libia cruzando el Mediterráneo. Durante la huida, son explotados, maltratados o mantenidos en cautiverio por contrabandistas para extorsionarlo. El sueño de Europa se hace pedazos.

A los que logran llegar, les espera la desilusión, el trabajo sexual, salarios de hambre y la deportación a campos de acogida. La reportera Anne-Frédérique Widmann acompaña a los migrantes en Níger, Libia y Sicilia. Se encuentra con menores varados y sin dinero, heridos y esclavizados, traumatizados, perdidos. Los jóvenes ignoran los peligros y a menudo acaban convirtiéndose en esclavos sexuales. También conoce a funcionarios europeos, ayudantes de refugiados, contrabandistas de personas, policías abrumados y a rescatadores frustrados a los que ya no se les permite salvar a nadie. Y se confronta con la inagotable esperanza de los refugiados de encontrar en Europa " la tierra de los sueños" algo mejor que en su tierra natal africana sin perspectivas.

Cómo acabó Gibraltar siendo británico y qué estatus tiene hoy


En este vídeo de BBC mundo nos sintetiza en 7 minutos por qué desde inicios del siglo XVIII este estratégico punto de Europa pertenece a Gran Bretaña y en qué se fundan las reclamaciones españolas al respecto.


 

domingo, 28 de junio de 2020

Trabajo infantil para la industria cosmética

La mica es un mineral natural que aporta brillo a muchos cosméticos. Pero también tiene un lado oscuro, porque la glamurosa materia prima es a menudo extraída de minas ilegales por niños en India que junto con China son los mayores productores mundiales.

Molida en pigmentos, la mica proporciona un fino brillo. Se usa en maquillajes, polvos para la cara, lápices labiales o en sombras de ojos y, debido a su enorme demanda, la industria cosmética hace un buen negocio con este mineral.

Los proveedores y procesadores garantizan los más altos estándares de seguridad en el trabajo y protección ambiental. Y enfatizan su compromiso contra el trabajo infantil.

Brando Baranzelli ha seguido la cadena de suministro desde la India hasta Europa. Desde las minas ilegales hasta las ferias de la industria cosmética. En el estado indio de Jharkhand, donde es ilegal su producción, acompaña a pequeños mineros, aún niños de ocho años. Se encuentra con dueños de minas, intermediarios y exportadores que cierran los ojos ante el trabajo infantil. Y saca a la luz los métodos utilizados para lavar esta imagen de la mica en su camino a Europa.



EE. UU. contra China



La rivalidad entre EE. UU. y China es cada vez más evidente. Mientras la crisis del coronavirus conmociona al mundo entero, la disputa entre las dos superpotencias plantea una nueva amenaza geopolítica. ¿Habrá una nueva Guerra Fría?
¿Por qué los EE.UU y China eligen la confrontación? ¿Qué escenarios podrían surgir de esto? Y sobre todo: ¿qué puede y qué debe hacer el resto del mundo?
El principal corresponsal internacional de DW, Richard Walker, analiza el conflicto entre las dos superpotencias y entrevista a renombrados expertos de EE. UU., China, Europa y Australia.




sábado, 20 de junio de 2020

Geopolítica de Turquía, el socio de todos, el aliado de nadie

En este vídeo del canal de youtube Geopolitik se revela a lo largo de 10 minutos la pragmática y controvertida política exterior que ha puesto en marcha en los últimos años bajo la égida de Recep Tayyip Erdogan, distante por sus acciones del sueño turco de integrarse a la Unión Europea estrecha lazos con la Rusia de Putin sin ceder a todas sus pretensiones y sin dejar de presionar al club europeo con la carta de los millones de refugiados sirios a los que da cobijo en su suelo. 

De igual modo, se hace referencia a su ambivalente relación con los EE.UU y su política implacable con los kurdos que tantas críticas mordaces le generan desde el exterior. 

Bayer y las abejas


Este documental de DW Documental nos relata los efectos producidos por los neonicotinoides en las abejas y otras especies de animales y la forma como la poderosa corporación alemana ha evitado que se prohíba su uso a pesar de evidencias claras sobre la nocividad de este tipo de insecticida. 

A lo largo de los 28 minutos, nos muestran los resultados de los estudios independientes y como el equipo de Bayer logra bloquear cualquier intento de excluir del mercado a los neonicotinoides





sábado, 23 de mayo de 2020

Vicios del Oeste

En este interesante  documental de History Channel y retransmitido por los amigos de Biblioteca Audiovisual, revela las múltiples posibilidades de  entretenimiento con que contaban los hombres en el viejo oeste americano durante la segunda mitad del siglo XIX: desde las cantinas en las que abundaba el alcohol y el tabaco hasta los burdeles y el tráfico ilegal de mujeres chinas que eran obligadas a ejercer la prostitución. 

A propósito de lo anterior, el documental resalta la figura de Donaldina Cameron quién encabezó un movimiento civil que consiguió librar a decenas de inmigrantes chinas del infierno en el que estaban inmersas. Así mismo, se retrata la forma como en este corto periodo de tiempo las drogas germinan y empiezan a florecer. La cocaína surge a partir de 1860 -incluso recetada por los médicos para múltiples dolencias- y el opio que trajeron consigo los inmigrantes chinos que no tardó en popularizarse junto a la heroína y la marihuana. 




jueves, 7 de mayo de 2020

CORONAVIRUS ¿Tiene CHINA un sistema de SALUD moderno?

En este vídeo, el equipo de Visualpolitik presenta en líneas generales el funcionamiento del sistema de salud chino, desde algunos antecedentes en la era de Mao, hasta las reformas más recientes que se traducen en un sistema oneroso para el común de los ciudadanos. Esta situación, arroja a millones de chinos, en especial, en las zonas rurales a los brazos de la medicina tradicional china que es más accesible en términos financieros. No obstante,  la efectividad de sus tratamientos  es puesta entredicho habida cuenta que no tienen ningún fundamento científico y alimenta el incesante tráfico de fauna salvaje y exótica.

Lo más preocupante de esto, es que en los años más recientes este tipo de tratamientos alternativos están siendo respaldados y promovidos por el omnipresente partido comunista en cabeza del presidente Xi Jinping al reducir los requisitos para ejercer como médico de medicina tradicional e impulsar sus tratamientos incluso en el seno de la OMS. Se calcula que hay al menos 4.000 hospitales dedicados exclusivamente a ofrecer tratamientos de medicina tradicional. 


lunes, 4 de mayo de 2020

Afganistán, TRUMP y los TALIBANES: ¿El FIN de la GUERRA más LARGA?

En este vídeo de Visualpolitk que presenta Alberto Fernández Castaño nos detallan la estrategia de Trump con el acuerdo de paz alcanzado con los talibanes, aunque paradójicamente, no esté cumplido el objetivo central: la pacificación del país (y sin participación del gobierno afgano en las negociaciones). Al mejor estilo del mandatario estadounidense, la idea es mostrarse de cara a las elecciones programadas para fin de año como el presidente que cerró la guerra en Afganistán.

Como era de esperarse, las conversaciones de paz llevadas a cabo en Doha en los últimos meses de 2019 no estuvieron exentas de dificultades, habida cuenta que los actos de violencia del grupo extremista no han cesado. Dentro de este contexto, en febrero pasado llegó a feliz término la negociación, con lo que EE.UU se compromete a retirar las tropas en 14 meses a cambio de que los talibanes no celebren alianzas con otras organizaciones yihadistas internacionales y emprendan negociaciones políticas con el gobierno de Kabul que incluyan el intercambio de prisioneros por rehenes. 

Todo apunta a que una vez más, elmenesteroso país de Asia central será abandonado una vez más a su suerte. 

sábado, 2 de mayo de 2020

La incursión estadounidense en África: el caso Joseph Konny

El presente documental de DW revela la verdad que se ocultaba detrás  de la viral campaña publicitaria que en  2012 lanzó la ONG Invisible children  para conducir a la captura del líder rebelde ugandés Joseph Konny. 

Lo que descubrió este equipo investigador apunta a  que la noble campaña de la ONG poco o nada tenía que ver con la captura del mencionado señor de la guerra ugandés, en cambio, si guardaba mucha relación con el particular vínculo entre las fuerzas militares de EE.UU, organizaciones cristianas ultraortodoxas norteamericanas  y el régimen tiránico de Yoweri Museveni, presidente de aquel país africano desde 1986. 


miércoles, 8 de enero de 2020

El ayatolá Jomeini desclasificado

Este documental de la serie Informes Clasificados de History Channel retrata los principales aspectos de la vida del polémico líder religioso que impulsó la revolución iraní de 1979 y cuyas secuelas aún se hacen sentir.

El documental, como es de presumir, hace hincapié en las circunstancias políticas que posibilitaron el ascenso al poder de Jomeini  -como su repudio a la estrecha alianza del Sha con los Estados Unidos y las medidas proccidentales tomadas en una nación de tradición musulmana-, la guerra civil que enfrentó su país con Irak en los ochenta y el legado que dejó al término de su vida (1989).

miércoles, 4 de diciembre de 2019

Panamá: El país que unió al mundo

Este documental de History Channel hace un relato de las colosales adversidades de diversa índole que debieron solventarse para que en agosto de 1914 se inaugurara el canal que dio pie a que el mundo extendiera la red comercial internacional.

La historia de la construcción del canal comienza como una empresa privada francesa encabezada por el prestigioso ingeniero Ferdinand de Lesseps que lo llevará a la ruina a raíz de una irregular administración y de subestimar los obstáculos naturales y sanitarios que afrontaba un proyecto de esta envergadura en medio de una zona tropical montañosa.

Luego el documental, se centra en la figura clave y controvertida de Philippe Bunau-Varilla, el ingeniero francés y accionista de la compañía francesa del canal, quién mediará con destreza e inteligencia entre la naciente dirigencia panameña abanderada por Manuel Amador Guerrero y el gobierno estadounidense de Theodoro Roosevelt.

En la última parte, se describe de manera magistral, como el médico William Crawford Gorgas pondrá fin a la fiebre amarilla que tanto diezmó a los obreros del canal de Panamá al descubrir que era transmitido por mosquitos. Y se resalta la figura del ingeniero John Stevens quién apoyó al doctor Gorgas, mejoró las condiciones de trabajo de los obreros y sanitarias alrededor del canal. Lo anterior dio un importante impulso a la construcción del megaproyecto.

miércoles, 20 de noviembre de 2019

Congelado en el tiempo: el salvaje Oeste

La época conocida como "salvaje oeste" (1860-1890) marca la expansión y ocupación de las tierras al oeste de la ciudad de San Luis por intrépidos personajes que parten en busca de una vida mejor y con el derecho a colonizar esas tierras inspirados por el Destino manifiesto.

Este masivo movimiento migratorio que inició con los tramperos (o mountain man, grupos de hombre en busca de pieles de castores) produjo la exterminación y/o repliegue de millares de indios que se opusieron en muchos casos violentamente a la idea de progreso y colonización -facilitado por la extensión de los ferrocarriles que permitirían acceder a la costa oeste- de personas oriundas de la costa este y Europa.

martes, 12 de noviembre de 2019

¿Por qué CENTROAMÉRICA es la región más violenta del mundo?

A lo largo del vídeo los analistas de Visualpolitik explican las circunstancias que han propiciado particularmente, que el triángulo norte centroamericano (El Salvador, Honduras y Guatemala) haya alcanzado en las últimas 2 décadas algunas de las más altas cifras de homicidios del mundo. La respuesta está relacionada con el vacío de poder que a mediados de los noventa dejaron los grandes carteles colombianos y la deportación de decenas de pandilleros de Los Ángeles que crearon con el paso del tiempo sólidas estructuras delictivas entre las que sobresalen Mara salvatrucha (MS-13)  y Barrio 18

La desaparición de los mega-carteles colombianos le abrió espacio a las principales organizaciones mexicanas dedicadas al tráfico de drogas,  encabezadas por el cartel de Sinaloa, los Zetas y más recientemente el cartel Jalisco nueva generación. En el vídeo, sus autores sostendrán la polémica tesis de que si ha mermado un poco la violencia en estos países en los últimos años no se debe a una mayor eficiencia de la fuerza pública o la ayuda externa que brinda EE.UU para combatir el flagelo de la droga, si no a la ampliación de negocios por parte de las denominadas MARAS (pandillas)  que cada vez están más involucradas en las actividades delictivas que le delegan sus socios mexicanos.

Bolivia: el fin de Evo Morales

En este vídeo, de 17 minutos, el equipo de Visualpolitik, analizan los factores que propiciaron la renuncia de Evo Morales. Para ello, hacen una crónica de lo acaecido en las últimas semanas, lo cual permite constatar  que el gobierno de Morales realizó fraude en las elecciones celebradas a fines de octubre.